Back to top

Palacio de La Moneda - Antigua "Real casa de Moneda"

Localización: 
Metropolitana de Santiago, Santiago, Santiago
Dirección: 
Calle Moneda 1202 - 1298
Referencia Localización: 
Entre Morandé y Teatinos
Categoría: 
Monumentos Arqueológicos
Tipología: 
  • Inmueble
  • Equipamiento
  • Fiscal o Financiera
Fecha de Inauguración: 
13/12/1901

Hacia 1730 la economía del Reino de Chile sufría una gran depresión, razón que en 1732 llevó al Cabildo de Santiago a solicitar al Rey de España el establecimiento de una casa de moneda en la ciudad. La Corona no disponía de recursos para enfrentar tal empresa, por lo que se resolvió que fuera un particular quien la asumiera. Es así como el adinerado comerciante español establecido en Santiago, don Francisco García Huidobro, se constituyó como Tesorero Perpetuo, y adquirió la casa de la esquina sur poniente de Huérfanos con Morandé, conocida como Palacio Viejo. El 10 de septiembre de 1749 en ese lugar, es acuñada en oro la primera moneda con la imagen del Rey Fernando VI.
Luego de la muerte de García Huidobro, la Casa de Moneda es trasladada al antiguo colegio jesuita ubicado a un costado de la iglesia de la Compañía. Las instalaciones no reunían, sin embargo, las condiciones que se requerían para estas funciones, por lo que en 1780 el Gobernador Agustín Jáuregui propone construir un edificio para tal fin. El elegido para realizar el proyecto fue el arquitecto romano Joaquín Toesca y Ricci, que tenía a su haber la participación en las numerosas obras públicas relizadas por el monarca español Carlos III.
Como el sitio más apto para el edificio, Toesca escoge el del Colegio Carolino conocido entonces como el solar de los Teatinos. De esta forma, en 1784 comienzan las obras y al año siguiente empiezan a llegar los materiales requeridos: cal de la hacienda Polpaico; arenas del río Maipo; piedras coloradas de la cantera del cerro San Cristóbal; piedra blanca del Cerro Blanco; madera de roble y ciprés de los bosques valdivianos; cerrajería y forja española de Vizcaya; y 20 variedades de ladrillos horneados en Santiago para la construcción de dinteles, esquinas, pisos, molduras, y de los sólidos muros de más de un metro de espesor.
Toesca no pudo ver terminada su obra, pues murió en 1799. Continuó su labor el ingeniero militar Agustín Cavallero. En 1805 y faltando algunas terminaciones, el Gobernador Luis Muñoz de Guzmán dio por inaugurada la Real Casa de Moneda de Santiago de Chile, considerado por algunos especialistas el mejor y más armonioso edificio civil de la América Colonial.
De un estilo neoclásico puro y con influencias del dórico romano, el edificio es un volumen horizontal que en virtud de su composición rectilínea transmite fuerza y estabilidad. Orienta su fachada principal hacia la calle Moneda, y sus dependencias, -alhajadas rica pero sobriamente- se distribuyen a lo largo de ejes transversales y longitudinales que dan lugar a diversos patios, fuentes de luz y serenidad.
En 1846, a instancias del Presidente Manuel Bulnes, el edificio se convirtió en residencia presidencial y sede del gobierno, si bien hasta 1922 se realizaron en él labores de acuñación.El inmueble ha sido objeto de diversas modificaciones a través de los años, introducidas por los diversos mandatarios. El entorno de La Moneda fue objeto de una gran remodelación a partir de 1930, que dio realce a su fachada sur, constituyó las plazas en ambos frentes y rodeó al Palacio de austeros edificios destinados a albergar instituciones públicas. La última gran restauración que se le hizo fue motivada por la penosa destrucción de que fuera objeto a raíz del golpe militar de 1973. Estuvo a cargo de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y culminó en 1981; buscó restituir plena vigencia a la concepción original de Toesca.
El Palacio conserva hoy el estilo, fuerza y armonía que le imprimiera su artífice; ello, unido a las funciones que ha cumplido, hace que todos los chilenos sientan su gran valor patrimonial.